Crónica de una utopía VI


VI

Esa noche, luego de una tediosa clase de Etnografía del habla,  Gabriel  llegó agotado a casa. Vivía con su mamá,  una humilde vendedora de  productos de aseo y fervorosa creyente, consecuencia obvia de una educación parcializada y un sincretismo religioso sin par. Ella estaba viendo en el noticiero  de la noche  una noticia que le impactó. La linda presentadora hablaba con  notables gestos de desaprobación,   de la fundación de una guerrilla contra Cristo que prendía las alarmas de una Colombia que necesita de Dios.

Mostraron en pantalla los dos panfletos  que los buenos ateos habían redactado y un collage de  fragmentos de entrevistas que en el día les habían hecho a transeúntes escandalizados y a jerarcas de la iglesia. Todos coincidían en su indignación.  La rabia  se arremolinó en los intestinos de Gabriel y  a los pocos minutos defecó con furia.

Los comentarios  denigrantes  inundaron el foro de la página de internet que con mucho esfuerzo habían diseñado. En twitter había una guerra frontal entre defensores y opositores de la causa atea. Y parecía que los amigos de Cristo estaban ganando.  Las amenazas pululaban como los errores de redacción en la biblia.

-Yo sabía que esto iba a pasar. Dijo Álvaro en conversación telefónica con Hija de Lot. Desde ese momento  y a petición de la atea, Álvaro fue conocido como El profeta.

Álvaro Uribe  era por ese entonces una figura pública preponderante, expresidente de la República de Colombia. Un hombre recio de  derecha,  católico hasta el tuétano, del que se dice que tenía nexos con grupos armados ilegales;  de mano dura con los delincuentes y rodeado por oscuros personajes que hoy en día están en la cárcel. Álvaro Uribe  era también el nombre de un estudiante de sociología de la Universidad Nacional, un joven rebelde de pelo largo, cercano al socialismo, fumador de marihuana  y acérrimo ateo. La coincidencia estúpida de nombres le había causado a El profeta   incontables burlas y  apodos, antítesis  de su subversión. Cada salida en falso del expresidente replicaba tenazmente en la cotidianidad de El profeta.

-El profeta estaría bien.  Me gusta el tono místico. Sentenció Álvaro José, como se hacía llamar antes del alias que le asignaba Mariana. Pero su voz estaba apagada. La angustia  de ser el líder del movimiento que  toda Colombia quería desmembrar no le permitió decir más.

Al día siguiente, muy temprano en la mañana, los buenos ateos se reunieron. Hija de Lot, El profeta y Gabriel, el único miembro sin alias; discutieron largamente  sobre  los acciones que ya habían desarrollado y sobre el porvenir del movimiento. Fueron pesimistas. La chispa rebelde se estaba extinguiendo. No querían morir como mártires ni ser expuestos en la picota pública por atreverse a pensar distinto. Se sintieron en el Medioevo. Estaban condenados a la hoguera.

Revisando las noticias de la prensa en internet y las columnas de opinión de los principales diarios de Colombia, se encontraron con que una pequeña rama de periodistas independientes veía en ellos el ejemplo a seguir de una juventud ciega, acostumbrada al fútbol, al reggaetón y a la indiferencia.

Gabriel leyó en voz alta el fragmento de una columna que más parecía la reseña de un libro de poemas:

“El tono rebelde de los buenos ateos refresca la anquilosada sociedad pacata de los colombianos y amalgama  con sutileza el libre pensamiento  de Gaitán Durán y los ensayistas de la revista Mito en los cincuentas, con la rebeldía rabiosa de los nadaístas…”

Pero era una pequeña  minoría. El resto de la prensa despreciaba su ímpetu iconoclasta;  los más fervorosos, incluso,   condenaron  la herejía con todo el desprecio que su falsa moral les permitía. Gabriel de nuevo se permitió proporcionar un ejemplo:

Es inminente la necesidad de individualizar a estos sujetos que pretenden alterar el carácter  inmutable de la Iglesia, representante de Dios en la Tierra. Esperemos que la justicia de los hombres  impute los delitos a los que haya lugar a estas personas que no son más que ovejas perdidas en un mundo  lleno de vicios y necedades. Por su parte la Iglesia habrá de excomulgar a estas almas impías y será Dios en los cielos quien perdone sus herejías…”  opinaba un padre de la iglesia que tiene un espacio semanal en el periódico de mayor circulación en Colombia.

Precisamente esa intromisión de la iglesia en los medios de comunicación y en las diferentes esferas del poder era la que atacaban los buenos ateos.

-¿Por qué si vivimos en un país donde se consagra el derecho a la libertad de culto, debemos leer  lecciones de moral cristiana cada fin de semana?  Replicó Hija de Lot. Y como haciendo catarsis  por el rencor y la impotencia siguió preguntándole al aire lo mismo que después escribiría en su diario:

“¿Cómo puede haber libertad de culto en una sociedad cuyos días festivos se rigen por las celebraciones de la iglesia católica? ¿Cómo ser una buena atea en un país de autoridades rezanderas? ¿Cómo garantizar mis derechos como mujer, si la iglesia,  no contenta con meterse en mi historia, se quiere meter también en mi corazón, en mi cerebro, en mi matriz, en mi cama, en mi libertad?  ¡No puede haber libertad  en un país cuyas noticias de última hora  se adornan con epítetos de alabanza a Dios! ¡No podemos  ser libres mientras nos enseñen a persignarnos antes que a pensar! ¡No estoy dispuesta, no quiero renunciar a mis principios, no quiero  perdón divino!”

Las últimas oraciones le salían fragmentadas, difusas, inconclusas. No pudo controlar su respiración, las vocales trémulas se alargaron hasta que rompió en un llanto limpio, sincero, rebelde.

No era para tanto, buena atea. Aún tenían mucho por hacer. La ley, aunque injusta, parcializada y devota de Cristo no podía atarte ni callarte. Como lo decía otra columna que apareció por ahí, eres libre para expresar tu opinión, eres libre para encarnar los derechos vulnerados  de las mujeres  ateas y protestar, y así lo harías aunque pudiera costarte la vida.

Pese a la lluvia de críticas, lo cierto era que  en pocos días habían   conseguido dar el primer paso de cualquier movimiento revolucionario: Visibilizarse. Tenían  en ese preciso momento 9840 seguidores en twitter y la gente estaba como loca imprimiendo los panfletos que colgaron en la página de internet y dándolos a conocer en sus redes sociales, en sus comunidades, en sus parques y en sus iglesias. Incluso, gracias a la magia  del internet, los buenos ateos ya gozaban de  prestigios incipientes en diferentes círculos de jóvenes ateos en España y en donde fuera que la cuenta @buenosateos tuviera seguidores. Las columnas de opinión apoyando a estos tres ateos  se reproducían  por doquier  y su rebeldía  se esparcía por el mundo.  El profeta, Hija de Lot y Arcángel como se hizo llamar Gabriel  -un apodo sin arandelas, simple como su dueño, pero funcional- habían puesto el dedo en la llaga. Somos millones de ateos anónimos en Colombia y en América y ellos nos habían dado la voz  y el carácter del que carecemos.

 

Si quieres leer la novela completa, puedes hacerlo descargando el libro De amores y blasfemias, que además incluye otra novela corta y cinco relatos ateos más. Disponible en http://www.amazon.com/amores-blasfemias-Spanish-Edition-ebook/dp/B00AQQKKMQ

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: