Crónica de una utopía: V entrega


V

Todo vándalo amateur sabe que un seudónimo no es un nombre que se asigne a la ligera, por lo que luego de probar con algunos alias, prefirieron dejar esa tarea para después. Mariana fue la primera en autodenominarse: Luego de mucho escarbar en las lecturas bíblicas, en los nombres de las mujeres violentadas del antiguo testamento, en las etimologías de los nombres hebreos que conocía, en los nombres de los evangelistas apócrifos y en las concubinas de los papas de la Edad Media; por fin encontró un nombre que la complació y que efectivamente representaba lo que sentía como mujer frente a una religión que la reducía a ser una madre o a ser una puta. Desde ese sábado a las tres de la mañana, cuando tuvo esa mágica epifanía, sus amigos y enemigos la conocerían con el alias de Hija de Lot.Según la biblia, las hijas de Lot eran dos cuyos nombres no son especificados. Tienen estas mujeres dos momentos importantes en el libro del Génesis; tal vez el libro más misógino y violento de la historia.

Pasaba que Sodoma era una ciudad sitiada por el pecado. Los sodomitas practicaban artes amatorias que Dios, por envidia metafísica tal vez, no toleraba. Entonces en su justicia divina decidió exterminar a todos los ciudadanos exceptuando a Lot, que era sobrino de Abrahán. Para el caso, mandó a dos hermosos ángeles para que protegieran a Lot y a su familia y los sacaran de la ciudad que pronto ardería en llamas. Pero los ángeles fueron acorralados en casa de Lot, por los sodomitas que los deseaban para, precisamente, sodomizarlos una y otra vez. Viendo esto, Lot iluminado por la sapiencia del espíritu santo ofreció a sus hijas vírgenes para que el pueblo ansioso las violara y así los anos incólumes de los ángeles permanecieran sellados.

Tal parece que a las hijas de Lot estas disposiciones las complacieron, porque no bien pudieron huir con su padre a una montaña aislada de la maldad y del pecado, y viendo que no había hombres con quienes copular, decidieron emborrachar a su padre para que las complaciera en dos noches consecutivas. Aunque Lot estaba ebrio y sus erecciones eran fofas, ellas se dieron por bien servidas ya que estaban urgidas de un miembro que las penetrara como perras en celo y la excusa de prolongar la prole fue la aberración perfecta para un libro tan aberrado como la biblia.

En síntesis, y volviendo al alias de Mariana; el nombre Hija de Lot, representaba todo el desprecio que Dios profesaba por la mujer. La madre o la puta. Sin términos medios, sin redención.
Luego de una semana de haber empapelado la ciudad y haber multiplicado de manera exponencial a sus seguidores de twitter, que ya se acercaban a las 5000, el paso a seguir fue hacer una breve diatriba contra la iglesia. Mariana se estaba perfilando como la redactora oficial del movimiento, así que formuló las bases del texto que luego fue corregido entre los tres buenos ateos. Al término de un par de sesiones colgaron en su página de internet un nuevo documento.

SEÑORES DE LA IGLESIA CATÓLICA
Sabemos que la iglesia en Colombia y en el mundo está sufriendo una profunda crisis, producto de los dilemas que se generan porque los dogmas de Dios, de su hijo Jesucristo y de la paloma mágica no se adecúan a la realidad de una sociedad contemporánea, abierta al cambio y al libre pensamiento. La fe católica se opone al avance científico, al respeto de los derechos de las mujeres, de los homosexuales, de los indígenas que aun conserva esta tierra que a mala hora fue bendecida por el Todopoderoso, y en general se opone a la visibilización de cualquier minoría que derogue sus preceptos arcaicos. Sin embargo, este problema no es para nada nuevo y comenzó quizás desde la misma fundación de la iglesia, 300 años después de la supuesta vida de Jesús. Desde entonces y hasta hace relativamente poco, el problema se solucionaba pasando a los herejes por las armas y así inventaron las cruzadas, la inquisición, la evangelización de los pueblos aborígenes de un mundo que era entonces puro. E impusieron sus fábulas de sangre a costa de la muerte de millones. Crearon el índice de libros prohibidos, permitieron la esclavitud de los débiles, fueron cómplices de los más grandes dictadores que ha parido el mundo, y siempre tomaron partido por el poderoso. Reciben anualmente millones de dólares producto de vulgares limosnas o descaradas indulgencias aprovechándose de la ingenuidad y de la fe de sus fieles. Esconden descaradamente los delitos de sus jerarcas, desde los millonarios lavados de dinero del Vaticano hasta los más execrables pecados de los párrocos de barrio contra nuestra infancia. Condenan el libre pensamiento y el desarrollo científico, niegan los derechos de las mujeres y cuando menos los limitan tajantemente; pretenden convencer a sus seguidores que moral es sinónimo de fe cristiana y que aquel que se aleje de Dios no posee la voluntad suficiente para hacer el bien. Abren sus iglesias pregonando un mensaje de paz divulgado por el infinito amor de Dios; pero quien no esté dispuesto a recibir su palabra conocerá su infinito y violento rencor.
Por los vejámenes históricos de la iglesia, por las mujeres violadas y los niños sodomizados en nombre de Dios, por el amor a esta tierra arrebatada por evangelizadores delincuentes, por las biografías del santoral, plagadas de delitos, abusos y torturas contra el pueblo; por los herejes, las brujas y los apóstatas que murieron cruelmente a causa de las más inocuas afrentas contra Dios y por las calumnias del dogma cristiano tallado con sangre en nuestra historia, exigimos respeto.
Nosotros los BUENOS ATEOS exigimos a la iglesia católica ceder del lugar preponderante, que en contra de la Constitución, ocupa en la sociedad colombiana. No estamos dispuestos a seguir tolerando en silencio las manifestaciones públicas de la fe, de bocas de mandatarios regionales, funcionarios del gobierno o los medios de comunicación. Reclamamos que se retiren los crucifijos y demás imágenes que hasta el día de hoy decoran los colegios oficiales y las entidades públicas y exigimos, por último, humildad de parte de su institución para pedir perdón por los incontables delitos que han cometido en nombre de Dios en Colombia.
Nos tomamos el derecho, por la fuerza si lo prefieren, de tener voz e incendiar ideologías convenientes; desde el día de hoy esa será nuestra lucha. Somos los BUENOS ATEOS que no descansaremos hasta hacer de este país de mierda una sociedad libre de Dios.

Para esta ocasión los estudiantes no quisieron apersonarse del asunto imprimiendo, fotocopiando y repartiendo los panfletos. Prefirieron aprovecharse de la fama escandalosa que estaban gozando en las redes sociales y solicitaron de una hermosa manera, redactada por Hija de Lot, que los seguidores de los buenos ateos difundieran su mensaje y lo llevaran de manera anónima a todas las iglesias que pudieran abarcar.

Si  quieres leer la novela completa, lo puedes hacer en el libro De amores y blasfemias, que incluye además, otra novela corta y cinco relatos más. Disponible en: http://www.amazon.com/amores-blasfemias-Spanish-Edition-ebook/dp/B00AQQKKMQ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: