¿Por qué excomulgaron al reggaeton?


Bogotá, 29 de mayo de 2012

 

 

monseñor, RUBÉN SALAZAR GÓMEZ

Presidente de la conferencia episcopal.

Reciba usted un cordial saludo de las Hijas de Lot.

Indignadas con el machismo imperante en la sociedad latinoamericana, apoyamos y reproducimos cualquier manifestación que exalte nuestros derechos como mujeres libres. Sin embargo, sepa usted que su decisión de excomulgar al reggeaton  por sus letras machistas y sus incitaciones al sexo, es una salida en falso de la Iglesia que se suma al sinnúmero de iniciátivas inocuas de los ensotanados por  restituir los derechos de las mujeres. Por lo tanto  nos permitimos aclararle ciertos puntos que resumimos a continuación:

 1.       Resulta bastante paradójico que una institución cuyos paradigmas de mujer  son reduccionistas y ofensivos, intente promover respetos y amores que jamás han  profesado. La Biblia nos enseña sin ninguna vergüenza que  si eres mujer tienes dos caminos: o ser pura, como María, la virgen  que parió sin pecado al mesías; o ser una puta traicionera, como Eva, la lujuriosa que condenó al hombre al pecado original y trajo al mundo  la perversión, el deseo y el mal: No hay matices ni términos medios. O perteneces al grupo de las madres abnegadas, amas de casa  hasta el tuétano, sacrificadas, asexuales y gregarias o    eres de las perras lascivas que   fornican y abortan… Las Hijas de Lot,  a la luz del feminismo y por simple sentido común, consideramos que  hay tantos matices de lo que significa ser mujer como mujeres en el mundo y no estamos dispuestas a pertenecer a ninguno de los dos bandos. Así que  tildamos de hipócritas estos intentos débiles de la institución misógina por excelencia.

 2.       Nos parece que la excomunión es una medida  mediática que  en nada lesiona a los “poetas”  que escriben  canciones machistas. Si su institución quiere sancionar socialmente el machismo o pretende restablecer los derechos de las mujeres, cuenta usted con el poder, la retórica  y las riquezas necesarias          –producto de vulgares limosnas y exenciones  del supuesto Estado Laico- para tomar medidas  de fondo  a favor de nuestras libertades individuales y colectivas.

 3.       El machismo en la música es un síntoma  de una sociedad  que  subyuga  a la mujer y se presenta  en cualquier género musical desde hace décadas con la complacencia de la sociedad y de la Iglesia y no simplemente se limita   a  ofender a la mujer como objeto de deseo sexual sino  que utiliza  mil maneras de maltrato explícito contra nosotras  

He aquí algunos ejemplos  de los miles que hay:

-Hay algo entre tu corpiño que tiembla como un volcán, es el volcán de tus senos al ritmo de tu cintura, campesina santandereana sabor de fruta madura-.

-Mátala, mátala, mátala , mátala; no tiene corazón, mala mujer-.

-Me gustan las altas y las chaparritas, las flacas, las gordas y las chiquititas, solteras y viudas y divorciaditas, me encantan las chatas de caras bonitas-.

-Hay alguien mas que igual a ti es mi presente, lleva en su vientre una inocente criatura y no sabe que hacer si pecar, o dejarla vivir. Yo he decidido darle vida a esa vida aunque tú quieras darle fin a lo nuestro-. 

-Mal rayo te parta, querida, por ser una puta malagradecida-.

 -Aquel Viejo motel trae el recuerdo del día  en que te hice mujer, Tu te negabas yo insistiendo pero después fuimos  cayendo al dulce abismo que pretendes esconder-.


  4.    Creemos que el machismo de una sociedad es directamente proporcional  al fanatismo religioso. Así lo interpretamos cuando al observar las estadísticas vemos que Latinoamérica  es uno de los continentes que más maltrata a sus mujeres y a su vez es en donde más católicos hay. De la misma manera evidenciamos que La Biblia está plagada de  fragmentos que incitan al maltrato y a la misoginia. Por ejemplo, uno de nuestros favoritos:

La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción.   Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adán fue formado primero, después Eva;  y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en trasgresión. Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia.  Timoteo 2: 11-15.

Así que por lo anterior, sumado a  todo el discurso feminista histórico y literario -que nos abstuvimos de reiterar en esta misiva por no parecer redundantes-  de la manera más gentil que podemos y apretando nuestros puños para contener la rabia de su hipocresía, le exigimos seriedad y respeto por las muchas mujeres anónimas que como nosotras  luchan con vehemencia y con criterio por una mejor sociedad, libre de machismos, de violencia de género y sobretodo, libre de los caprichos de Dios.

 

Atentamente, Las Hijas de Lot.




Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: